viernes, 1 de enero de 2010

Informe Final de la Comisión Investigadora de la Gestión Presidencial de Alberto Fujimori

5.3 Caso del avión dc-8-371-ob-1373 FAP, denominado “Presidencial” y llamado “Narcoavión”

En mayo de 1996, momentos antes que partiera a Bielorrusia, se descubrió en un DC-8-FAP, en el Grupo Aéreo No. 2, un valijo de 174 kilos de clorhidrato de cocaína, oculta en la estructura de la nave, la misma que anteriormente sirvió como avión presidencial.En julio del año 1997, Alberto Fujimori Fujimori interfirió manifiesta y públicamente en el proceso judicial en tramite, al exculpar en un discurso, a los oficiales que integraban su tripulación, entre otros el entonces Comandante FAP Luis Escarcena Ishikawa.



Un mes después, se sentencio solo al personal subalterno y se absolvió a todos los oficiales, algunos de los cuales fueron, incluso, ascendidos con posterioridad.Dicha tripulación estaba conformada por:


MAYOR GENERAL FAP OSCAR SALINAS ORTEGA
MAYOR GENERAL FAP MARCO CARRION RONDON
CORONEL FAP ARMANDO AGUAYO SARAVIA
CORONEL FAP HUGO LAMA PEREZ
CORONEL FAP LUIS ESCARCENA ISHIKAWA
TC1. FAP EFRAÌN CADILLO SILVERIO
TC1. FAP JORGE BARRETO POZO
TC1. FAP PEDRO ROMERO URTEAGA
TC2. FAP ELI RAÙL URRUNAGA OLANO
El Atestado Ampliatorio No. 076-06.96-DINANDRO-PNP/DITID-DC, emitido por la Dirección Nacional Antidrogas de la PNP, el 11 de junio de 1996, precisa la condición jurídica del personal FAP implicado en el caso, señalando la situación de cada uno de ellos:
Presuntos Autores Detenidos
TC1. FAP. Julio Eduardo , JHONCON KOOYIP
TC1. FAP. Julio Alberto , MEZA COLLANTES
TC1. FAP. Ricardo Eliseo, VARGAS CIPRIAN
TC1. FAP. Guillermo, CAHUIN ALATRISTA
Implicados Detenido
- TC1 FAP. Jorge Alberto Becerra SantillánReos en cárcel
- TC1. FAP. Jorge, BARRETO POZO
- TC1. FAP. Efraìn Erneldo, CADILLO SILVERIO
- TC1. FAP. Pedro Fernando, ROMERO URTEAGA
- TC2. FAP. Eli Raùl, URRUNAGA OLANO
- TC1. FAP. Otto, CORDOVA BABILONIA
- TC1. FAP. Hugo Octavio, CARBAJO APARCANA
- TC1. FAP. Daniel Fernando, CACERES RODRIGUEZ
- TC1. FAP. Fredy Alcides, ABADIE TINAMA
- TC1. FAP. Mario, VASQUEZ PANDURO
- TC1. FAP. Alberto, QUINTANILLA ANTON
- TC1. FAP. Marco Arturo, QUISPE ALVA
- TC1. FAP. Lolo, FERNANDEZ RUFNER
Sobre este caso, la Comisión recibió las siguientes declaraciones:Del Mayor General FAP ® Pedro Palomino Horna, ex Comandante General del Ala Aérea No. 2, de donde iba a partir el mencionado avión, en el sentido que:

“Yo el documento – que denunciaba que en aviones de la FAP se transportaba droga – lo entrego al Comandante General de la Fuerza Aérea, el Comandante General de la Fuerza Aérea me dice que se lo envíe al General Bello que era el Jefe de Inteligencia para que él hiciera las averiguaciones y le informara al Comandante General”.
“Fue de un anónimo en principio – refiriéndose a la llamada que lo alertó sobre la existencia de droga en la nave – y ya cuando pasa todo el problema se me acerca y me dice: yo fui el que lo llamé... y el que me llamó fue un técnico Pacahuala que al final también entró a la cárcel”


Del Teniente General FAP ® Eslevan Bello Vásquez, ex Comandante General de la FAP, en el sentido que:


Según las investigaciones que se hicieron...se llegó a detectar que habían hasta dos bandas que obedecían a diferentes intereses de narcotraficantes y aparentemente la droga iba a ser entregada en las Islas Canarias no en Biolorrusia o sea, el avión iba a hacer escala técnica en las Islas Canarias, ahí aparentemente es donde se iba a bajar la droga porque los que formaban parte de esa mafia eran, justamente, los ingenieros de vuelo, los cargos master que son, justamente, los que estiban los aviones”.
Lo expuesto por el ex Comandante General de la FAP resulta particularmente grave si se tiene en cuenta que el referido vuelo tenía carácter “secreto” y la práctica en estos casos, según su propia declaración, es que la tripulación no es advertida del destino de la nave, permitiéndoseles, únicamente, a su llegada al punto final, comunicarse con su familia a efectos de indicarles el tiempo que durara la misión, de manera tal que, en teoría, los implicados en el delito de tráfico ilícito de drogas no tendrían como haber sabido el lugar en que haría escala el avión. Sin embargo, el mismo declarante admite que el carácter secreto de estos viajes resulta relativo, en la medida que el Escuadrón de Vuelos tiene que programar el itinerario y el personal subalterno debe ser informado de las necesidades técnicas que deberán cubrir para cumplir con llegar a destino.
Finalmente, es del caso señalar que, a pesar de haberse reiterado el pedido, la Comisión no ha recibido el resultado oficial de las investigaciones internas practicadas, así como la documentación relativa a las posibles medidas preventivas que se hubiesen dictado con el objeto de evitar hechos como el denunciado.
RECOMENDACIÓN
Tratándose de un caso que concluyó judicialmente con condenas a los técnicos y al personal de tropa, sin que se haya podido determinar la responsabilidad de personas con derecho a antejuicio, la Comisión concluye que si bien no ha encontrado pruebas incriminatorias directas de responsabilidad de dichas personas, sí existen indicios razonables de que, Alberto Fujimori, no podía desconocer una práctica que de acuerdo a los testimonios referidos era casi habitual no sólo para traslado de droga sino de contrabando. Dichos indicios se corroboran con el discurso “absolutorio” del señor Fujimori, lo que dado el contexto dictatorial del país, fue como una orden directa a los jueces y al órgano jurisdiccional, el que, como era obvio no incluyó a ningún oficial en su condena. Igualmente, dado el contexto de un gobierno en donde el ex jefe de Estado manifestaba constantemente estar al tanto de todos los detalles del país y que controlaba al centímetro a las Fuerzas Armadas en su condición de Comandante Supremo de las mismas, es pertinente suponer que difícilmente pueda haber permanecido sin siquiera recibir un informe dichos ilícitos máxime si en muchos de los vuelos de sospecha, integraba la tripulación nada menos que su propio edecán, el Crnl. FAP Luis Escárcena Ichicawa. Dicho extremo se derivará a la Comisión de Defensa del Congreso para los fines pertinentes